Organización Swiss Andina Turismo

BLOG


Experiencias, tips de viaje, noticias

¿Qué visitar en Guatemala?

  • 17 abril 2018
  • Autor: Swiss Andina
  • Número de visitas: 617
  • 0 Comentarios

¿Qué visitar en Guatemala?

Si te preguntarán que hay para visitar en Guatemala, ¿qué responderías? Conocemos países como España con su hermosa Barcelona y su espectacular obra inacabada de La Sagrada Familia; a Francia con la Torre Eiffel o el Arco del Triunfo; a India con el Taj Mahal y para no irnos tan lejos Brasil con su Cristo Redentor; pero al hablarnos de Guatemala no sabemos que es lo que vamos a visitar, y qué es lo que impresiona a sus visitantes para que dejen en sus memorias experiencias hermosas que valen el viaje.

Pues sí, esto me sucedió a mí, sabía que quedaba en Centroamérica, cerca de México, pero no conocía los atractivos que tenía y que también el territorio Maya se había extendido hasta este país y otros aledaños, en realidad no sabía nada para ser un destino que ofrece de todo. Esta es la historia de cómo Guatemala me hizo sentir como si volviera a casa, a un lugar que ya conocía, pero del que apenas me estaba apropiando.

 

1. La capital, Ciudad de Guatemala


La capital, Ciudad de Guatemala

Al llegar a Guatemala nos recibieron con una bolsa tejida que tenía diferentes artículos y unas artesanías que fueron tomando relevancia durante mi viaje; las cuales iré explicando a su debido tiempo. Un muñeco de trapo vestido de forma colorida, una pulsera guatemalteca de 3 nudos para la buena suerte, un pequeño tambor colorido y los famosos muñecos quitapenas. Creo que las artesanías son una de las cosas que más me gustó de esta cultura.

Conocí Ciudad de Guatemala, que es la capital de este país, una ciudad que se ha ido modernizando en sus construcciones pero que conserva aún ese estilo tradicional. Algo que me asombró fue su transporte público, con buses coloridos y emblemáticos.

Se encuentra dividida por un paseo largo llamado Avenida La Reforma, en el que se encuentran diferentes monumentos de grandes personajes de la historia ubicados en plazas que llevan los nombres de algunos países, entre los que se encuentra el monumento a Simón Bolívar, uno de los más antiguos y el que para mí es uno de los personajes más simbólicos. Al finalizar la Avenida se encuentra el monumento al Papa Juan Pablo II, debido a que visitó el país en 3 ocasiones durante momentos de grandes disputas.

Esa noche nos alojamos en el hotel Casa Veranda, un hotel espectacular; allí conocí a las personas que me acompañarían durante los siguientes 6 días; Gilma, una mujer que como yo no temía a aprender; Amparo y Nora, dos amigas que querían comprar todo lo que vieran con tal de llevar a sus casas un poco de lo que vivieron; Diego, el más bromista y el hombre del viaje; y Selene una mujer calmada que le gustaba escuchar todo lo que el guía dijera; este era mi grupo, animados y amistosos.

Al siguiente día nos preparamos para tomar nuestra clase de cocina típica en el restaurante “Kardamomuss”, por primera vez he podido decir que me gustó comer el cardamomo, pues no es de mi agrado, pero allí probé el pan, las salchichas y hasta el chocolate con esta especie… ¡y me encantó!. Aprendimos el nombre de algunos alimentos en lengua Q’uetchi, como tómate de árbol que en esta lengua sería Chepix; y me di cuenta que como nosotros, ellos también comen mucho frijol y plátanos maduros en sus comidas, en TODAS sus comidas.


 

2. Ciudad Antigua de Guatemala, la ciudad de las cúpulas


Ciudad antigua de Guatemala, la ciudad de las cúpulas

Nos trasladamos a Ciudad Antigua, cerca de la capital, esta se encuentra rodeada por volcanes; algo impresionante de ver si nunca has visto un volcán activo. Es también llamada la Ciudad de las Cúpulas, y es muy parecida a Santa Fe de Antioquia en Colombia, con casas coloniales y calles empedradas.

Podría quedarme toda la vida en este lugar, los hoteles son de ensueño y con mucha historia que contar. Existe uno en particular, el Hotel Casa Santo Domingo que conserva varios museos dentro del mismo y ruinas antiguas, debido a que anteriormente era un convento que fue destruido por un terremoto, las habitaciones y su infraestructura hacen sentir que vives en esa época; además se puede visitar si te hospedas allí, el museo de la cera, el arqueológico, el colonial, el museo de la plata y del arte pre-colombino.

Recomendaría también el hotel en el que nos alojamos, llamado Hotel Porta Antigua, de igual arquitectura colonial y con una belleza que cautiva por su misterio, y digo misterio porque en la madrugada sentí pasos en uno de sus túneles, nada de que asustarse, solo un poco de enigma que genera su diseño.

Luego de un recorrido por las ruinas antiguas, la plaza de armas e iglesias como La Merced y el Calvario, visitamos el mercado de artesanías. En Guatemala es tradicional regatear por los productos que se van a comprar, algo muy útil si se es buen negociante. Al entrar al mercado de artesanías me di cuenta que es demasiado difícil no comprarles, aplica perfectamente la frase persistir, insistir y nunca desistir; aunque sus productos son tan bonitos que no hay forma de que todo esto y la insistencia de sus vendedores no te cautive.

Manteles, cojines, güipiles (camisas típicas), máscaras, bolsos son algunos de los productos de estos mercados. Allí vi el muñeco de trapo que me habían entregado al principio y otros pequeños muñequitos que son llamados quitapenas. La leyenda dice que si tienes un problema se lo cuentas al muñequito y lo colocas debajo de tu almohada, este te ayudará. Casi todas las artesanías tienen algún poder mágico o curativo, algo que se ha transmitido de generación en generación.

Definitivamente Ciudad Antigua fue mi favorita de todo mi viaje, su historia y arquitectura me cautivaron. Una de las cosas que más me gustaron fueron los búcaros, famosas fuentes en las paredes que sobresalían por sus diseños.


 

3. Iximché, una conexión con mis antepasados


Iximché, una conexión con mis antepasados

Iximché es un sitio arqueológico donde se realizaban ceremonias mayas como el famoso juego de la pelota y sacrificios humanos, entre otras cosas. Cuando llegamos al lugar nos advirtieron que el calor era fuerte, ese día estuvo más tropical que caliente por lo que fue perfecto. Allí pude ver una ceremonia indígena y aunque me gané un regaño por acercarme demasiado fue algo impactante pisar un lugar donde por muchos años generaciones pasadas realizaron sus rituales, era algo que quería hacer desde hace mucho, porque era como devolverse en el tiempo.

Después una mujer guía espiritual nos introdujo en un ritual para agradecer a los antepasados, sentía como si esto ya lo hubiera vivido. Mi familia paterna es de orígenes mexicanos y una de mis abuelas fue una indígena Nahuatl; mi padre me había contado muchas historias sobre ella y su cultura; por lo que en ese ritual me sentía como si lo hubiera vuelto a hacer aunque fuera la primera vez.

En el ritual nos dijeron que íbamos a realizar una oración para reencontrarnos con nuestros antepasados, a conocer los Nahuales que nos protegen (El espíritu primitivo de cada persona representado en un animal, elemento o color…); a pedir por la curación de nuestros dolores y a agradecer a la tierra por lo que nos había dado. La guia espiritual me hizo sentir fuerte y conectada con mi papá, pues su perdida en meses antes eran de esas cosas que hay que sanar, dejar ir y solo agradecer; sentir que él estaba allí fue una de las cosas que más agradezco. Esta actividad es la que sin falta se debe realizar, porque es vivir la cultura en Guatemala.


 

4. Panajachel, artesanías y sincretismo


Panajachel, artesanías y sincretismo

De Iximché pasamos a Panajachel, una ciudad pesquera, a orillas del Lago Atitlán con algunos pueblos cercanos donde se pueden comprar las más hermosas artesanías. En San Juan La Laguna Dora, una chica guatemalteca, nos enseñó como teñían las telas con frutas, semillas y flores, además de como hacían para que no destiñeran con el jugo del tronco del plátano. Algo asombroso para mí fue que ellos se hubieran dado cuenta que este jugo podía lograr eso con las telas.

Uno de los libros favoritos de mi padre era el Popol Vuh, considerado el libro sagrado Quitche, uno de los pueblos Mayas; cuenta la historia mitológica de la creación del mundo. En este pueblo de San Juan La Laguna me di cuenta como se habían mezclado las dos historias de la creación del mundo, la católica y la de los mayas, en una escultura que me llamó demasiado la atención. Era Santa Ana, la madre de la virgen María, cargando a María en brazos y a Ixquic, la hija de uno de los señores del inframundo Maya, combinando ambas creencias, algo llamado Sincretismo.


 

5. Tikal, Mundo Maya


Tikal, Mundo Maya

Después de nuestro viaje en Panajachel volvimos a Ciudad de Guatemala, la capital, para tomar un vuelo con Avianca hacia Flores y visitar Tikal, un sitio arqueológico donde se encuentran las pirámides mayas precolombinas. Nos habían dicho que hacía un calor insoportable y los mosquitos abundaban pero nuevamente todo estuvo a nuestro favor y el clima y los mosquitos estuvieron controlados.

Este fue otro de mis lugares favoritos y lo había esperado con ansias, porque ver las famosas pirámides mayas había sido un sueño que quería cumplir. Sentir como algo tan antiguo podía seguir ahí, erguido y deslumbrando.

Por último visitamos flores, un lugar ideal para caminar por el malecón, salir en la noche a rumbear y comer en restaurantes típicos.

De regreso a Ciudad de Guatemala sabíamos que ya nuestro viaje por este hermoso país estaba por terminar, nuestro guía, Henry, un gran conocedor de la historia y de todo lo que quisiéramos preguntarle, nos despidió con un mensaje en el que entendimos que no era nuestra última vez en este país y que volvería con mi familia para enseñarles todo lo que se puede hacer en la hermosa Guatemala.

Posdata: De regreso a Colombia mientras hacíamos escala en Salvador tomamos un “Stop Over” mientras llegaba la hora de nuestro vuelo para conocer rápidamente San Salvador, la capital. Esta ciudad que visitamos era otra cosa de locos, y las famosas pupusas salvadoreñas con sus encurtidos algo delicioso que sin duda debe probar, Salvador es un destino pequeño pero con grandes atractivos… pero esta ya es otra historia que contar.


 

Print

Dejar un comentario

Nombre:
Email:
Comentario:
Agregar comentario

Your name
Your email
Subject
Enter your message ...
x






Ponte en contacto con
Swiss Andina:

«septiembre de 2018»
lu.ma.mi.ju.vi.sá.do.
272829303112
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
1234567
 

Suscríbete para conocer más experiencias Swiss

MEDELLÍN: +57(4) 313 2544   Carrera 43A No. 16 Sur - 47 local 102
Registro Nacional de Turismo: #518
BOGOTÁ: +57(1) 492 6080   Carrera 10 # 97A - 13 Trade Center oficina 406
Registro Nacional de Turismo: #519

HORARIOS DE ATENCIÓN

Oficina principal:
Lunes a Viernes 8:00 a.m. - 6:00 p.m.

Tenemos disposición de números celulares en aeropuertos para atención las 24 horas del día.

> Aeropuerto José María Córdova:  (311) 390 2279.
   Registro Nacional de Turismo: #8764
> Aeropuerto Enrique Olaya Herrera:  (310) 835 8167
> Aeropuerto El Dorado Bogotá:  (312) 350 2178 - (312) 306 6217

Políticas de privacidadCláusulas de responsabilidadDerecho de retractoPolíticas de servicioPolíticas del sistema de gestiónCompromiso sostenible

© | Todos los Derechos Reservados

 

Top